Motivaciones. La clase de Ana.

¡Hola a todos! Aquí estamos otra vez con las pilas cargadas para empezar un nuevo mes, que nos llega cargado de flores y el sol típico de la primavera.

Me ha parecido interesante analizar las diferentes motivaciones que presentan mis alumnos en el aprendizaje de un idioma extranjero.

Desde los más peques hasta los adultos son capaces de contagiar unas ganas y una motivación que les hace continuar aprendiendo y que disfruten de este proceso.

Esto ha sido muy notable con los alumnos de Primaria, con los que, desde el mes pasado, hemos empezado a hacer exámenes de Flyers y Movers.

Se trata de una dinámica muy diferente en la clase, ya que les ayuda a entender Listenings desde edades muy tempranas y a desarrollar la comprensión lectora. Los mismos niños se sorprenden de sí mismos cuando son capaces de entender qué colorear y en qué color, o las respuestas básicas de una entrevista personal. Cuando corregimos los ejercicios, los niños dicen emocionados sus respuestas por lo que esta metodología está creando en ellos una motivación muy interesante.

En cuanto a la ESO, la dinámica cambia. Te encuentras con chicos y chicas que ya tienen un deseo de viajar, de conocer mundo, gente… Y aquí es muy importante encuadrar los idiomas, ya que es la herramienta principal que nos ayuda a hacer esto realidad, ¡es la llave maestra para conseguir comunicarte en cualquier parte del mundo y hacer nuevos amigos!

Si bien es cierto que, los alumnos algo mayores que necesitan el título de inglés a nivel universitario, tienen otra meta prevista en este camino del aprendizaje.

Pero es muy importante que, aunque el objetivo principal sea la obtención del certificado, hay siempre que incentivar este recorrido, proponiéndoles nuevas formas de aprender. Hay que tener en cuenta que este proceso debe de ser dinámico, por eso, utilizar recursos como escuchar a tu artista favorito e intentar entender la letra, ver series y películas en inglés; de esta manera también es genial para mejorar el Listening que tanto nos preocupa.

El resto de mis alumnos adultos coinciden en qué viajar les motiva lo suficiente como para querer continuar aprendiendo inglés.

Esta tendencia cada vez más a la orden del día, hace que sintamos la necesidad de ser capaces de comunicarnos en el extranjero, y nos motiva cada día a mejorar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *